Carrito
Labios resecos

LABIOS RESECOS

Si constantemente sienten que los labios están agrietados o ‘partidos’ y lo primero que tienen que guardar en el bolso, al salir de casa, es un labial protector, entonces llegó la hora de cambiar de método y pensar en una solución que traiga resultados a largo plazo y no que se haga reiterativamente o solo por costumbre, aun cuando sabemos que no sirve.

Y aunque los bálsamos son una opción viable, ¡a quién no le gusta darle una solución definitiva a los problemas! Pensando en eso, en 24/7 queremos darles algunas recomendaciones que estamos convencidos de que dará buenos resultados para tener los labios lindos, suaves y humectados.

Las temperaturas extremas o los cambios de clima son los responsables de que se genere esa molesta resequedad en los labios, que luego produce grietas y dolor. La primera reacción de quienes tienen este problema está en buscar humedecer los labios con saliva. Sin embargo, esto es perjudicial porque el exceso de saliva en los labios produce irritación.

Entonces, ¿qué hacer para sanar los labios resecos?

Los elementos de la naturaleza siempre son perfectos para curar. En el caso de los labios resecos existen algunos que sirven para mejorar este problema.

  • Aloe vera

Siempre está en el top de todos los remedios caseros. Además, es nuestro favorito porque hace maravillas en la piel. El gel de aloe vera, como dirían las abuelitas, es ‘sagrado’. Tiene propiedades antimicrobianas, antiinflamatorias y antibacterianas

Cortar una hoja, abrirla por la mitad y retirar el gel. Ponerlo en la piel y dejarlo ahí por 15 minutos. Luego retirar.

  • Azúcar

Es un gran aliado a la hora de exfoliar los labios. Sin embargo, se debe utilizar solo cuando no estén excesivamente partidos.

½ cucharadita de azúcar
1 cucharada de aceite de almendras o de oliva.

Revolver hasta conseguir una pasta granulada. 

Aplicar sobre los labios y realizar masajes, Luego de 5 minutos, enjuagar con agua tibia. 

  • Miel

Tiene un efecto hidratante que la hace perfecta para controlar este inconveniente.

Aplicar la miel directamente sobre la zona afectada y dejarla durante 15 minutos. También es posible hacer esta crema:

15 gr de cera de abejas.

5 gr. de aceite de almendras dulces.

Derretir la cera al baño de María. Cuando esté derretida, mezclar con el aceite de almendras y esperar aproximadamente una hora hasta que se solidifique. 

En la noche, aplicar sobre los labios. 

  • Leche

Disminuye el enrojecimiento producido por la excesiva resequedad y ayuda a minimizar la inflamación de los labios.

Se aplica directamente en la zona afectada. La leche debe estar recién salida de la nevera.

  • Aceite de oliva

También se puede usar aceite de coco o de almendras.

Se aplica directamente sobre la zona afectada.

  • Pepino

Cuando los labios ya están demasiado agrietados, el mejor aliado es el pepino. Su porcentaje en agua es del 90%, y es precisamente eso lo que ayuda a que estén hidratados.

Se corta en rodajas y luego se pone sobre los labios. 

Cuestión de rutina

Además de estos remedios, llevar a cabo algunos hábitos durante el día a día ayuda a que los labios permanezcan sanos.

  •  Tomar agua

La deshidratación es una de las razones por las cuales  los labios pueden estar agrietados o resecos. Por eso, tomar 8 vasos diarios no solo es lo más recomendable para mantener hidratada la piel, sino también tener los labios perfectos.

  • ¡Dejar a un lado los mates!

Las propiedades matificantes de estos labiales tienden a resecar, y por eso no son recomendados para quienes sufren por tener los labios resecos.

  • ¡No los dejes por fuera!

Usar protector debe ser un hábito. Sin embargo, se nos olvida proteger  los labios con este producto. Como los labios no tienen melanina, suelen ser más sensibles a los efectos del sol.

  • Evitar los ambientes muy secos

El humidificador es excelente para estar siempre relajados. Sin embargo, no debe ser utilizado en exceso por aquellas personas que sufren de resequedad en los labios, ya que los reseca más.

  • Por la nariz

Por lógica, todos respiramos por la nariz. O al menos, así debería ser. Pero hay algunos que lo hacen por la boca. Quienes lo hacen de esta manera suelen tener labios resecos.

  • Los alérgenos

En lo posible hay que evitarlos, porque afectan la humectación natural de los labios. Están presentes en algunos labiales.

  • Exfoliar 

Es muy fácil de hacer. Se deben realizar masajes circulares. Se pueden hacer con una cuchara que esté untada con un poco de miel.

  • ¡A la boca no!

Muchas veces nos metemos a la boca objetos metálicos como clips o joyas, pero hay que evitarlo. Cada vez que el objeto vaya hacia la boca, debemos recordar que pueden generar irritación en los labios.

  • Adiós

La parafina y la glicerina no son nada recomendables, porque producen oclusividad sobre los labios y, por ende, dejan la piel seca y desprotegida. Los sticks labiales tienden a utilizar estos ingredientes,así que cuidado, hay que revisar que el bálsamo labial no tenga estos ingredientes que, aunque parece que hacen el trabajo de humectar, pueden estar produciendo el efecto contrario.

  • Mascarillas

Algunas son especiales para labios. Es ideal utilizar una  que tenga  ácido hialurónico. porque este activo ayuda a mejorar la resequedad gracias a su efecto de hidratación prolongada.

  • Sin fragancia

No se deben utilizar vaselinas o productos con manteca de cacao que tengan algún tipo de fragancia, ya que producen resequedad.

¿Cómo elegir un bálsamo labial que sí haga el trabajo de humectar?

Si la idea es tener un bálsamo labial, para utilizar de vez en cuando, se debe tener en cuenta que lleve algunos de  los siguientes activos: árnica, aloe vera, caléndula, aceite de oliva, lanolina médica y vitamina E.

Si luego de todas estas recomendaciones no hay solución y los labios siguen resecos, lo mejor es consultar con el médico para saber con exactitud qué puede estar provocando este problema, ya que hay otras causas por las cuales se presenta la resequedad en los labios, como por ejemplo las alergias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×