Mientras en todo el mundo fue un viernes negro, en Casa Viva 24/7 fue un viernes de luz y transparencia. La gente se acercó  aún más a observar qué pasaba con mi vida allí. Cada vez era más grande la multitud. Me escribieron carteles con mensajes súper bonitos y encontraban muchas maneras para demostrarme todo su cariño.

Todos muy juiciosos frente a mi casa se quedaban atentos a mis rutinas con los productos. Mostraban un interés que iba más allá de la curiosidad que sentían por el lanzamiento. Un interés por una vida saludable y más enfocada al bienestar.

Muchas mujeres empezaron a comprar la rutina completa, la gran mayoría entró a Casa Viva 24/7 a conversar conmigo, pude explicarles de qué se trataba 24/7 by Paola Turbay y los beneficios de seguir la rutina. Los medios de Comunicación no dejaron de visitarme, todos estuvieron muy atentos a lo que hasta ese día había sucedido. ¡Me encantó ver como periodistas hombres probaban mis productos! Los descubrí hablando sobre el olor y la textura de las cremas con el mismo entusiasmo con el que hablan de carros. ¡Estaban encantados!